Arjan Sundardas

La realidad que nos está tocando vivir es compleja. Además de una ralentización mundial de la economía, nuestro país está sufriendo la que quizás sea la mayor crisis económica moderna de la historia de España, donde jóvenes, emprendedores y empresarios están sufriendo la caída de ingresos empresariales y la falta de empleo. En este entorno la formación aparece como una solución con fundamento para la recuperación.

Desde la pérdida de los territorios de ultramar, a finales del siglo XIX, no ha habido ninguna crisis económica tan aguda como la que estamos sufriendo actualmente en la economía española, con caídas importantes del Producto Interior Bruto (PIB) y del empleo, que además está condicionada por la imposibilidad de endeudamiento ya no sólo de familias y empresas, sino también de administraciones públicas que pudiera permitir la reactivación de la economía por el lado de la demanda de servicios desde el sector público.

En este entorno nuestros jóvenes están sufriendo enormemente, pudiendo convertirse en la generación perdida, que ha pasado de finalizar sus estudios – siendo la generación con mayor porcentaje de universitarios de la historia de España – a engrosar las listas del paro, y que va sumando años a su edad sin encontrar trabajo.

En este momento tan complejo la apuesta clara de rentabilidad a largo plazo debe ser la de la formación, inversión en formación de calidad, en formación apreciada por las empresas, y formación en emprendimiento, que permita a nuestros jóvenes lanzar ideas empresariales con el apoyo de conocimientos prácticos de cómo hacerlo minimizando el riesgo de la pérdida del capital invertido, y con ‘garantías de éxito’.

Las escuelas de negocio, que nacieron a mediados del siglo pasado basándose en esos criterios, en una etapa post segunda guerra mundial, se basan en este principio, en dotar a empresarios,  directivos y jóvenes emprendedores los conocimientos para poder minimizar el riesgo en los proyectos empresariales, y conseguir así, por una parte, el autoempleo mediante la creación de microempresas, y por otra la dinamización de la economía que la situación actual no nos permite realizar desde el sector públicos, con claras restricciones presupuestarias y de crédito motivadas por el elevado déficit nacional.

La Escuela de Negocios del Mediterráneo (www.enme.es) ha tenido y tiene por objetivo el fomento de ese carácter emprendedor, que permita a los jóvenes ceutíes y de la zona minimizar los riesgos ante la creación de microempresas, y dotar de formación útil a empresarios y directivos, permitiendo el crecimiento de la economía en la zona de influencia.  Esperemos que ese esfuerzo invertido en la formación permita una aceleración en la recuperación económica.

Solicitud de Admisión
Descarga Folletos
Noticias