Virginia Saura, Ceuta.

El presidente del Colegio de Gestores de Madrid forma parte del primer curso para asesores ofrecido en la ciudad que se basa en el método del caso, un “juego de rol” que tiene engachados a los 30 alumnos que participan en él.

La Escuela de Negocios del Mediterráneo (ENME) abrió ayer sus puertas para celebrar el primer curso dirigido a gestores administrativos que se realiza en la ciudad este fin de semana. En total, 30 alumnos llegados desde Madrid y Andalucía están participando en este programa formativo. Entre el grupo se encuentra Fernando J. Santiago, presidente del Colegio de Gestores Administrativos de Madrid, cargo que ocupa desde enero de 2010. Ayer, habló con EL PUEBLO sobre el papel que los asesores desempeñan en los Consejos de Administración de las pequeñas y medianas empresas. Un rol que centra este curso que Santiago calificó de “pionero” en España, ya que es el único que se basa en el método del caso.

Pregunta.- Después de casi dos años al frente del Colegio de Gestores de Madrid, ¿cómo es la experiencia de dirigir un organismo de estas características?

Respuesta.- Un colegio se dirige igual que una empresa y por lo tanto requiere dedicación las 24 horas del día, con el handicap añadido de que es una institución pública. Por tanto, tiene los mismos requisitos en las formas y funcionamientos de una empresa privada, pero tiene los mismos requisitos y formas que una administración pública, lo que implica mucha más dedicación y cuidado. Además si tienes en cuenta que normalmente es un cargo gratuito, tienes un tercer trabajo por el cual te alimentas. Es bastante complicado dirigir un colegio profesional hoy en día.

P.- ¿Es necesario hacer encaje de bolillos para poder compaginar este cargo con su trabajo?

R.- Hay que hacer encaje de bolillos y sobre todo aprender a delegar. Si no aprendes a delegar no hay forma de dirigir ni un colegio profesional ni una empresa. La principal característica que tiene que tener hoy un directivo es saber delegar funciones.

P.- No saber delegar funciones, ¿es un problema habitual en las empresas?

R.- A medida que se van profesionalizando las empresas -el objetivo que tenemos aquí es aprender a profesionalizar- se va aprendiendo a delegar. Un jefe tiene que coordinar y conseguir que su personal sea eficiente. Dirigir personas es saber delegar en ellas y que haya una relación mutua de confianza.

P.- Y cuando un empresario delega llega el turno del gestor administrativo…

R.- Llega y el empresario delega en una persona que le asesora, en la que tiene plena confianza a la vez que el gestor tiene confianza en el empresario de que le está diciendo las cosas como son para que le pueda dar su mejor opinión.

P.- Este curso, ¿qué herramientas otorga a los gestores para que desarrollen esa labor?

R.- El curso es el juego del rol aplicado al funcionamiento de una empresa, que es la mejor forma práctica de aprender a dirigir. Lo que hace es poner el caso de una empresa, que lleva de por sí una serie de premisas equivocadas para que te puedas dar cuenta y cada uno de nosotros asume un comportamiento o una forma de funcionar. Se trata de intentar que se dirija una empresa de la forma que más interese a los accionistas que la representan o al conjunto general.

P.- ¿Cada cuanto tiempo el Colegio de Gestores organiza cursos de formación para sus asociados?

R.-El colegio organiza cursos todos los meses, bien es cierto que esta es la primera vez que se realiza un curso como este. Y es que, en toda España no existen cursos de este estilo no sólo para colegios sino para empresas de todo tipo. Ceuta está siendo pionera. Normalmente se dice que los grandes cursos están en Madrid y Barcelona y aquí nos encontramos una pequeña ciudad en la que la ENME está ofreciendo un curso de nivel que muy pocas universidades del mundo han realizado. No para alumnos, sino para gente que realmente está dirigiendo empresas.

P.- ¿Cuáles son las ventajas de este curso basado en el método del caso?

R.- Atención. Este curso requiere una atención absoluta porque es una película en la que somos actores. Si atiendes el teléfono o te vas un momento, pierdes el hilo. Te engancha. Es un juego de rol y bien sea de espadas, de carreras o de dirigir una empresa, este tipo de juegos le gusta a todo el que participa.

P.- ¿Hasta qué punto es necesaria una formación continua en una profesión como la de gestor administrativo?

R.- Es obligatoria. Un gestor administrativo tiene que estar al cabo de la legislación y es imposible en ningún país del mundo, y menos en España, estar al día porque cambia a cada minuto. Por ello los cursos son necesarios, porque te enseñan y te sirven para convivir con personas con los mismos intereses.

 

Solicitud de Admisión
Descarga Folletos
Noticias